Translate

domingo, 8 de octubre de 2017

NES



Quién hizo devenir a quién? El YO al SUJETO o el  SUJETO al YO? Lo cierto es que el YO es efímero, puesto que no estaba, y sabemos que en algún momento dejará de estar. En muchas ocasiones en la vida su caducidad es  fuente de dolor y consternación, en otras puede llegar hasta la desesperación.  Esta levedad nos impulsa a buscar respuestas, ya sea a través de las religiones y creencias más tradicionales, ya sean: animistas, monoteístas o politeístas,  incluso tratando de crear nuevas formas de religión más materialistas vinculadas al dinero, el estatus, o la imagen. En cualquier caso es la búsqueda de la promesa eterna.

Respecto al SUJETO  apenas conocemos cuando apareció y cuando marchará.  Hay una muerte objetiva y biológica del YO, pero nada sabemos de la subjetiva.
La fugacidad e ilusión del YO como objetivad material nos impulsa a buscar algo más duradero, algo menos leve y más consistente. Tal vez la respuesta sea el NOSOTROS.  El NOSOTROS del YO y OTROS más que se asociación conmigo. Etimológicamente contiene ese (NOS) YO, y a los que me apropio de su representatividad, para finalmente diluir mi YO en ELLOS. El YO es excluyente, el NOSOTROS incluyente. Tan inclusivo que hasta contemplas a los OTROS. Aquellos que están más lejos y no forman parte de mi realidad directa.

El NOSOTROS estaba antes de la llegada del YO, y también sabemos que si trazamos una unión con los OTROS, el NOSOTROS perdurará después del YO, pero con la particularidad, que será un NOSOTROS portador de nuestra subjetividad incorpórea, donde continuaremos en la fluidez que acogió a nuestro YO, para acoger a nuevos OTROS en un continuo NOSOTROS.


Todo esto no implica renunciar al YO corpóreo y subjetivo, para nada implica renunciar al SUJETO, es tal vez la respuesta egoísta y colectivamente menos dañina de colmar el profundo sentido de trascendencia y de llegar a las metas a donde al YO le está prohíbido.